Estilo

Si hay algo que preocupa, y mucho, a las familias españolas es el precio de la luz. Son muchas las personas que tienden a hacerse esta pregunta y aunque la respuesta pueda parecer, a simple vista, sencilla, tenemos que decir que hay un mundo más allá de entender la factura de la compañía eléctrica.

Antes de nada es importante conocer la diferencia entre dos conceptos básicos en los que se divide nuestra factura de la luz: la potencia y el consumo.

La potencia es la parte fija de la factura, de ella depende que los electrodomésticos funcionen o no.

Su unidad de medida es el kW y aunque todo permanezca apagado tienes que pagarlo, por lo que no tiene nada que ver con tu consumo y siempre se repite la misma cantidad en tu factura.

Según el tamaño de la vivienda, el número de aparatos eléctricos y tu consumo se necesitarás contratar una mayor o menor potencia.

Mientras que la potencia es un término fijo, el consumo se caracteriza por ser un término más variable y que dependerá siempre de la electricidad que consumas.

Su unidad de medida es el kWh y a diferencia de la potencia, cuánto más energía consumas, más pagarás al final en tu factura.

Por ello, es muy importante controlar bien los hábitos y comportamientos diarios, siendo la única solución para un ahorro energético y, por lo tanto, un menor coste de luz.

Calcular tu factura es tan sencillo como aplicar la siguiente fórmula:

kW contratados * Precio del kW * días de facturación

Ahora que conoces toda esta información seguro que estás pensando que no es tan difícil conocer cuánto cuesta la luz, ¿verdad? Pues lo sentimos porque todavía hay algo importante, conocer el precio exacto de cada kW.

Actualmente en España existen dos mercados para la energía: el mercado regulado y el mercado libre.

Como su propio nombre indica el mercado regulado está bajo el control del Gobierno, esto quiere decir que solo existen 5 compañías que puedan ofrecernos este servicio y todas con la misma tarifa: PVPC.

Los precios de esta tarifa son fijados, de tal manera que cada hora de cada día tiene un precio totalmente diferente.

En el caso del mercado libre podrás optar por elegir la tarifa que más se adapte a tus necesidades, al igual que la compañía. Solo pagarás lo que hayas estipulado en tu contrato y tendrá un precio fijo tanto el kW de potencia como el kWh de consumo.

Entonces, ¿cuánto cuesta la luz?

Ya os dijimos que contestar a esta pregunta no iba a ser una tarea fácil. La respuesta correcta es depende.

El coste de la luz va a depender siempre de si te encuentras en una tarifa regulada o has optado por una tarifa libre, en la que tú marcas el precio más o menos que quieres pagar en tu factura.

Sea cuál sea tu elección es importante que elijas la potencia que realmente necesites, optimizar al máximo tu consumo y adaptar la tarifa a tus hábitos de consumo.

Deja un comentario