Estilo

Blancas, amarillas, rojas y hasta ¡Negras! Como ya os contamos hace unas semanas, el color de la luz nos ayuda a crear el tipo de ambiente y sensación en el espacio que queremos transmitir.

En lugares tan concretos del hogar como el dormitorio es frecuente utilizar una luz blanca cálida para sentirnos acogidos, mientras que nos decantamos por el uso de luces más frías en espacios más de paso como la cocina donde se necesita una mayor estimulación.

Aunque los colores de las luces han dejado de ser un secreto para todos nuestros lectores, existe todavía un tipo de luz en concreto que inspira curiosidad y enigma, la luz negra. Más allá de la creencia de que resalta los colores blancos, las luces negras tienen un funcionamiento claro dentro de la iluminación que es el momento de que conozcas.

¿Qué es exactamente la luz negra?

Se denomina luz negra o ultravioleta a aquella lámpara que es capaz de emitir una radiación electromagnética ultravioleta a distancias cortas dejando un pequeño residuo de luz visible.

¿Para qué sirve la luz negra?

Al igual que ocurre con las lámparas LED, las luminarias de luz negra tienen una gran cantidad usos que son más importantes que obtener una iluminación tenue.

Seguro que la recordarás por ser uno de los fenómenos más comunes durante eventos o fiestas, donde se busca destacar todo tipo de colores entre la ropa o resaltar los ambientes oscuros. Sin embargo, son muchas más las aplicaciones que tiene la luz negra y en su mayoría, se encuentran relacionadas con la presencia de materiales fluorescentes.

Autentificar objetos como el dinero o documentos importantes, como medida de detección de enfermedades, ayuda para controlar plagas y hasta en el ámbito de la criminología y la medicina. El caso es que este tipo de luz se encuentra integrada en muchas más de las actividades que podamos creer a simple vista.

Y, ¿cómo funciona este tipo de luz? 

Mismo funcionamiento y misma fabricación. La luz negra es exactamente igual a una lámpara fluorescente. La única diferencia que existe, entre ellas, es que las lámparas de luz negra utilizan fósforo y un cristal especial más oscuro para recubrir esta lámpara, conocido como cristal de Wood.

El cristal de Wood es un tipo de vidrio que permite bloquear las ondas electromagnéticas, emitiendo así esa radiación ultravioleta tan famosa en este tipo de iluminación. En el ámbito de la medicina se conoce directamente como Luz de Wood, siendo una de las principales herramientas de diagnóstico en especialidades como la dermatología.

Deja un comentario