Estilo

Reducir el estrés, purificar el aire y hasta reducir los niveles de sequedad son solo algunos de los beneficios de tener plantas en casa.

Aunque en muchas ocasiones forman parte de la decoración de las distintas estancias, la realidad es que nos aportan grandes ventajas en nuestra salud diaria.

La mayoría de las personas que no suelen tener plantas en el hogar consideran que no tienen el tiempo suficiente para poder regarlas, no cuentan con el espacio adecuado, o creen que no tienen la correcta iluminación para criarlas.

Sin embargo, lo que muchas de esas personas no conocen es que actualmente es posible disponer de plantas dentro del hogar sin contar con una gran cantidad de luz natural.

La luz artificial para las plantas se ha convertido en uno de los mayores reclamos para aquellos amantes de la naturaleza.

Después de conocer nuestros consejos para conseguir la mejor luz para invernadero casero, es el momento de aprender junto a nosotros cuál es la la correcta iluminación de plantas de interior.

Luz artificial para tus plantas

Ante la falta de grandes balcones o ventanales, la luz artificial para plantas de interior es la mejor solución para contar con un pequeño trocito de naturaleza en el hogar.

Existen tres factores básicos a tener en cuenta antes de la elección final del tipo correcto de luz artificial para tus plantas.

Color de la luz

La luz natural del sol contiene todo el abanico de colores que se ofrecen en el arco iris.

Aunque las plantas utilizan todos el espectro de colores de la luz solar, los más importantes siempre son el azul y el rojo.

Las luces de crecimiento o las luces de amplio espectro son solo algunas de las opciones que podemos encontrar para el cultivo de plantas en interior.

Acceder a ellas a veces no es del todo sencillo, por ello recomendamos la combinación de luces LED de colores tanto cálidas como frías.

Perfecta intensidad

La potencia de la bombilla, cercanía a la planta y la fuente de luz son los tres medidores de la intensidad de luz artificial que recibe directamente la planta.

Dependiendo del tipo de lámpara que estemos utilizando se requerirá de una mayor o menor distancia entre la fuente de luz y la planta.

En el caso de las luces fluorescentes es necesario que estén más cerca, ya que prácticamente no emiten calor.

 Duración adecuada

Al igual que el ser humano, las plantas también necesitan un respiro para su proceso de crecimiento natural. Durante las horas nocturnas no es necesario una exposición de luz artificial.

Luz artificial recomendada para tus plantas

Como hemos visto son muchos los factores que determinan el tipo de luz artificial de nuestras plantas, incluso en ocasiones contamos con un pequeño balcón que nos permite una pequeña exposición de luz natural.

Es importante conocer que a través de la iluminación LED se puede conseguir el tipo de luz necesaria para el crecimiento y desarrollo de nuestras plantas.

La combinación de luz general junto a un pequeño foco más directo será perfecta para conseguir el resultado que necesitamos.

Deja un comentario