Estilo

¡A la rica dieta mediterránea! Hoy hemos decidido cambiar de ubicación, por lo que durante unos minutos dejaremos a un lado las luces de nuestro hogar para trasladarnos a uno de los lugares que más visitamos, los supermercados.

Como ya os podréis imaginar, los productos frescos como las verduras, la carne, el pescado o las frutas son los principales reclamos dentro de cualquier tienda de alimentos.

Según los expertos en iluminación, la luz de los supermercados se ha convertido en uno de los puntos clave para la decisión final por parte del consumidor.

En un sector donde existe una gran competencia, mostrar una perfecta iluminación de los productos frescos es vital para conseguir transmitir esa calidad y confianza de estos alimentos perecederos.

Tras el éxito de nuestros tips para conseguir la iluminación ideal para un invernadero casero, en Lighting Spain hemos decidido hablaros de cuál es la mejor luz para los productos frescos dentro de una tienda de alimentación.

Luz perfecta para iluminar productos frescos

Captar la atención de los clientes es el principal objetivo que debemos conseguir a través de la iluminación de los productos frescos. El uso de luces con tonos blancos y neutros es uno de los primeros cambios que debemos llevar a cabo en nuestro local.

Los lúmenes es la medida oficial que se utiliza para indicar el valor adecuado en cualquier espacio como el sector alimenticio. Aunque siempre variará dependiendo de cada sección y de los productos en concreto, habitualmente se requerirá una potencia alrededor de los 700-800lm por metro cuadrado.

El uso de la tecnología LED permite la emisión de poca cantidad de calor, a la vez que se resaltan aspectos como los colores, textura y ese tono fresco tan particular de los supermercados.

Luz blanca para los alimentos del mar

El pescado y el marisco trasmiten por sí solos un color blanco y rojizo, por lo tanto en este caso es importante usar luz blanca y fría a través de una iluminación general y algo específica que pueda realzar el color del hielo que rodea el producto.

Luces LED para las carnes y los embutidos

Acentuar el color rojo habitual de la carne es algo que podremos conseguir a través del uso de un LED con luz blanca cálida.

Ya sea en los mostradores o en los murales donde podemos encontrar estos productos envasados al vacío, podemos colocar tiras LED que nos ayuden a llamar la atención del consumidor.

Contrastes para los productos frescos

Esta área es una de las más delicadas dentro del supermercado, por ello, es importante evitar una luz demasiado intensa que pueda dañar el bienestar de los productos frescos como las hortalizas y las frutas.

Crear diferentes contrastes en esta zona será lo ideal para conseguir una imagen totalmente atractiva.

Deja un comentario