Estilo

Preparar el cuarto del bebé es una de las mayores ilusiones para cualquier padre. Montar la cuna, colocar toda la ropita en su armario y decorar hasta el más mínimo detalle es fundamental para conseguir un espacio armonioso, agradable y lleno de estímulos positivos.

Aunque la decoración es uno de los elementos más importantes dentro de los dormitorios de bebé, la iluminación es imprescindible para conseguir crear un lugar de confort y seguridad.

Luces de ambiente, para que no pase miedo por la noche o simplemente como zona de juegos o trabajo con sus primeros deberes. Éstas son solo algunas de las primeras necesidades que debemos tener en cuenta a la hora de preparar la iluminación en las habitaciones de los bebés.

Desde Lighting Spain sabemos lo especial que es decorar la habitación del bebé, por ello, os ofrecemos un par de consejos para conseguir una iluminación totalmente segura para los más pequeños de la casa.

Consejos de iluminación para habitaciones desde bebés

Tanto los mayores como los niños necesitan una lámpara distinta según la actividad que vayamos a realizar. Crear ambientes de contrastes e intensidades ayudará a que los peques del hogar puedan pasarlo bien en su propio espacio del hogar.

1.Diferentes fuentes de luz

Para jugar, leer y dormir. Combinar diferentes fuentes de luz en su dormitorio ayudará a poder adaptar la iluminación a cada actividad.

Lo normal es utilizar una luz general como una lámpara en el techo que nos permita iluminar toda la habitación del bebé y el uso de luces puntuales para conseguir una luz más indirecta, por ejemplo lámparas de pie o en la mesita de noche.

2. Importancia de la luz natural

Aunque no siempre se puede conseguir, lo ideal es que la habitación del bebé cuente con una gran proyección de luz natural. Realizar una correcta ventilación del espacio y ahorrar mucha energía son algunos de sus beneficios.

La mejor forma de conseguirlo es distribuyendo los muebles dependiendo de la entrada de la luz. Por ejemplo, la cuna deberá estar alejada de la ventana mientras que el cambiador lo más cerca de ella.

La iluminación circadiana es otra opción a tener en cuenta a la hora de preparar el dormitorio de nuestro hijo, sobre todo si no contamos con la suficiente luz natural.

3. Ambiente ideal para nuestro bebé

Actualmente existen un gran número de posibilidades para conseguir integrar la luz en la habitación.

Crear un lugar mágico y especial para él es posible, solo necesitaremos contar con una iluminación fuera de lo convencional como las lámparas con forma de globos o los light box.

4. Experimenta y aprende a través de la luz

La luz forma parte de nosotros desde los primeros días de vida. Una buena forma de aprender a saber en qué consiste y porque es tan vital en nuestro día a día es a través de experimentos junto a los más pequeños de la casa.

Deja un comentario