Estilo

Sabías que actualmente podemos utilizar la tecnología de iluminación LED en más de un 90% de los dispositivos que nos rodean diariamente como las lámparas de nuestro hogar, los faros de los coches, móviles, luces de tráfico, oficinas y en casi todo lo que te puedas llegar a imaginar.

Y es que claro no es de extrañar que la nueva tendencia en iluminación sean las bombillas LED. Su reducido tamaño, su gran capacidad para generar luz y su variedad de colores ha transformado por completo el sector de la luz, decoración e iluminación.

Ahorro energético, disminución de la factura de la luz o incluso una menor contaminación. Son muchas las ventajas que nos ofrece la iluminación LED, por ello desde Lighting Spain queremos hacer un repaso sobre el gran valor que aporta este tipo de bombilla a nuestra vida diaria.

Beneficios de la iluminación LED

Gracias a las nuevas investigaciones y a los avances tecnológicos se ha conseguido evolucionar y perfeccionar al completo el rendimiento lumínico. Actualmente son muchas las empresas que diseñan luminarias específicas de led para ayudar en la iluminación diaria de zonas tan comunes como calles, jardines, fábricas, oficinas, entre otros.

Este desarrollo ha permitido que el coste de una bombilla de led sea prácticamente igual al de una bombilla incandescente, logrando un mayor ahorro en la factura de la luz por su reducción de energía.

Pero, ¿por qué es mejor la iluminación LED?

1. Conseguimos una mayor eficacia energética: las bombillas LED consumen alrededor de un 80-90% menos que la electricidad tradicional. Esto se traduce directamente en el importe de la factura de la luz.

2. Cuidamos el medio ambiente: a diferencia de las bombillas tradicionales que contienen mercurio y productos tóxicos, los LED son totalmente reciclables y cumplen con todas las normativas europeas en materia de sustancias contaminantes.

3. Más duración en el tiempo: frente a las 2.000 horas que nos puede ofrecer una bombilla estándar, las luces LED pueden llegar a alcanzar las 45.000 horas. Esto equivale a más de 5 años con una sola luz y no 80 días como estábamos acostumbrados.

4. Poco mantenimiento: la larga vida que nos ofrece este tipo de bombillas permiten que no tengamos que realizar un mantenimiento de manera periódica.

5. No son un foco de calor: una de las cosas que más nos gustan de las bombillas LED, sobre todo de cara al verano, es que no desprenden ningún tipo de calor. Esto ayuda a no desperdiciar energía e incluso poder utilizarlas en lugares más pequeños o delicados.

Ahora que ya conoces todas las ventajas y beneficios de las nuevas luces LED es hora de que comiencen a formar parte, más aún, de tu iluminación.

Deja un comentario